Nutrición completa y de calidad

La cultura de la nutrición es una de las carencias más grandes de nuestro sistema educativo actual. Tener una base sólida sobre la composición de los alimentos, y como utilizarlos a nuestro favor es sin duda determinante para tener una vida plena. Al igual que nos preocupamos por saber qué combustible debe usar nuestro vehículo, debemos conocer nuestro cuerpo, saber qué es lo mejor para él y actuar en consecuencia. Debemos evitar los alimentos procesados.

¿Necesitas más información? A continuación te presentamos nuestras secciones principales.

Nuestras secciones

En un mundo en el que el 70% de los productos que se encuentran en un supermercado son ultraprocesados, en el que cada vez se hace más difícil encontrar alimentos de calidad, aquí encontrarás tu rincón de información profesional y contrastada.

Historia de la nutrición

Hoy en día tenemos expectativas mucho más altas de nuestra comida que las generaciones anteriores. La comida no sólo debe llenarnos, sino también verse, olerse y saborearse apetitosamente. Al mismo tiempo esperamos que sea bueno para nuestra salud. Y por último, pero no menos importante, la comida debe tener una larga vida útil, ser fácil de preparar y asequible. Eso nos parece evidente hoy en día, pero no siempre fue así.

Edad de Piedra

Al principio, la gente en Europa vivió durante mucho tiempo principalmente de partes de plantas crudas, verduras y frutas silvestres. Esta podría ser una razón por la que nuestro cuerpo no puede producir vitamina C por sí mismo, como es el caso de otros mamíferos. Esto se debe a que había suficiente vitamina C en la fruta, por lo que la capacidad de producir la vitamina no era necesaria y tal vez simplemente se perdió.

Hace aproximadamente un millón y medio de años, los humanos comenzaron a cazar. Como resultado, mayores cantidades de carne enriquecieron el escaso suministro de alimentos. En esta época, no existían los alimentos procesados. Los cereales o los productos lácteos no se conocían todavía en esa época; sólo se añadían cuando la gente se convertía en agricultores asentados.

Los primeros granjeros comían más bien de forma unilateral
A pesar del cultivo de cereales y la elaboración de productos lácteos, la dieta de los primeros agricultores era menos variada que la de los cazadores y recolectores. El alimento básico era el pan, horneado con varios tipos de granos. Se usaba en casi todos los platos y era el principal componente de la dieta de los pobres. La comida se cocinaba principalmente en una sola olla. Los agricultores ya no tenían que comer todo inmediatamente, sino que también podían conservar alimentos para el invierno o en tiempos de emergencia. Para ello se secaba, ahumaba o salaba la comida. Aparte del agua, la bebida principal era el vino, que, sin embargo, se reservaba principalmente para las personas de mayor rango y los monjes. La cerveza también había hecho ya su aparición. Sin embargo, sólo los caballeros y aristócratas podían permitirse los grandes banquetes y fiestas que parecen tan típicos de la Edad Media.

Edad Media

En la Edad de Piedra, y también entre los primeros granjeros, sólo había un suministro muy limitado de alimentos. Y ya en el siglo XV, los principales elementos del menú eran la col, la leche, los cereales y la sopa acuosa con un poco de manteca o carne.

Edad Moderna

En el siglo XV comenzó la era de los descubrimientos. Los marinos europeos encontraron la ruta marítima hacia la India y América y trajeron de vuelta a Europa numerosas plantas cultivadas allí. Entre ellos estaba la patata, que inicialmente sólo se utilizó aquí como planta ornamental. Sin embargo, se comprobó que las patatas eran extremadamente nutritivas y podían cultivarse incluso en suelos pobres. Con el tiempo, condujeron a un aumento de los rendimientos agrícolas y reemplazaron el pan como alimento básico. Los tomates también se convirtieron en una parte importante de la dieta. Además, los estimulantes como el cacao y el tabaco, así como el azúcar, el café y los cítricos se hicieron cada vez más populares.

Mejoras tecnológicas

El hambre y las nuevas tecnologías caracterizan los tiempos modernos
En el siglo XVIII, en la época de la industrialización, las cifras de población aumentaron a pasos agigantados. Al mismo tiempo, los recursos se volvieron escasos y el costo de la vida aumentó considerablemente. La carne se consumía raramente y el hambre se propagaba. Es en esta época cuando se acelera el uso de alimentos procesados. A fin de alimentar mejor a la población, se promovió el cultivo de tipos de grano robustos. Así, el maíz, el arroz y las patatas ocupaban un lugar indispensable en el menú junto al pan.

Los nuevos desarrollos tecnológicos cambiaron la producción de alimentos en el siglo XIX. Ahora era posible envasar la comida en un envase hermético, enfriarla y congelarla. La invención de la máquina de vapor hizo posible por primera vez el transporte de alimentos en grandes cantidades por ferrocarril. Sin embargo, la primera mitad del siglo XX estuvo marcada por las dos guerras mundiales y, por tanto, por las hambrunas y la escasez de alimentos.

Nutrición moderna y abundancia

Hoy en día hay tenemos mucha más comida de la que necesitamos. El hambre y la malnutrición prácticamente ya no son un problema en esta parte del mundo. Por otro lado, tenemos que luchar contra el sobrepeso y otras enfermedades de la civilización debido a la sobreoferta de alimentos. La industria alimentaria moderna nos proporciona alimentos variados y prácticos para cada necesidad individual. Debido a las posibilidades de conservación y transporte disponibles hoy en día, los alimentos pueden ser transportados a grandes distancias y a menudo se ofrecen durante todo el año. Además, la creciente movilidad y las nuevas tecnologías de la comunicación nos permiten aprender a comer de forma diferente. Es en este punto en el que nos encontramos con una mayoría de alimentos procesados, cifra que año a año va en aumento.