Alimentos con lectinas: Todas las claves de 2020

En lugar de embutidos y comidas preparadas poco saludables, deberíamos llenar nuestros platos con verduras frescas. Sin embargo, parece que las lectinas que contienen hacen que nos enfermemos. Al menos así lo demuestran numerosos estudios científicos. ¿Es todo un alarmismo o hay realmente algo detrás de ello? En este artículo, descubriremos los principales alimentos con lectinas.

¿Qué son las lectinas?

Las lectinas son proteínas o glicoproteínas que se encuentran en algunos vegetales y sirven a la planta como anticuerpos. Las lectinas se conocen en la ciencia de la nutrición desde hace muchos años, al igual que sus efectos en los seres humanos. Pueden ser tóxicos, se unen a nuestras células intestinales y las hacen más permeables a las toxinas dañinas (síndrome del intestino permeable). Especialmente las personas con un sistema inmunológico débil se dice que son susceptibles a ellos.

¿Por qué las lectinas nos hacen daño?

Si entran en la sangre a través de nuestro cuerpo, se unen a otras células, por ejemplo a nuestros glóbulos rojos, que se agrupan y dificultan el transporte de oxígeno y nutrientes. Por eso las lectinas también se llaman antinutrientes, porque no tienen ningún valor nutritivo en sí mismas, pero pueden impedir la absorción de otros nutrientes importantes. En los lugares donde se fijan en el organismo humano pueden desencadenar reacciones inflamatorias y, por lo tanto, también se asocian a enfermedades autoinmunes como la enfermedad de Crohn, la esclerosis múltiple o el síndrome del intestino irritable.

Alimentos con lectinas

Las legumbres se encuentran entre los alimentos que contienen cantidades particularmente altas de lectinas. Incluso unos pocos alubias crudas pueden dañar el cuerpo y causar una severa inflamación intestinal en los humanos. Las judías verdes frescas también contienen lectinas y sólo deben comerse cocidas. Los cereales, los anacardos y los cacahuetes, así como las plantas de sombra, por ejemplo, los tomates, los pimientos, las berenjenas y las patatas, también contienen lectinas, todo ello en cantidades más pequeñas que en las legumbres. La lectina del trigo se considera particularmente resistente al calor. Las lectinas y el gluten no deben confundirse, aunque las lectinas a veces se consideran el nuevo gluten. En general, el grano entero contiene más lectinas que la harina refinada, pero también hay lectinas en la baguette y el pan blanco. Lo bueno es que si las preparamos correctamente, podemos limitar los efectos dañinos de las lectinas.

Alimentos cocidos contra las lectinas

La cocción destruye las lectinas de las legumbres y verduras. Los antinutrientes también pueden ser desactivados por procesos enzimáticos como la fermentación de las verduras o las levaduras. ¿Cómo podemos evitar la lectina en el caso de los cereales? Amasando el mayor tiempo posible y dejándola reposar también el mayor tiempo posible, por ejemplo dejándola reposar durante la noche.

Lectina en cacahuetes y tomates

Los tomates, los cacahuetes y los anacardos contienen menos lectinas. Estas cantidades no dañan a una persona sana y por lo tanto podemos comerlas sin preocupaciones. Actualmente se están realizando investigaciones sobre los efectos positivos de las lectinas. Hay indicaciones de que las proteínas pueden prevenir el cáncer de colon. Como ocurre en multitud de ocasiones, el problema está en la dosis. Lo que es saludable y digerible para algunas personas puede causar molestias a otras.

¿Quién debería eliminar el consumo de lectinas de su dieta?

Las personas con un intestino sensible o las que sufren alguna enfermedad autoinmunes, puede probar a eliminar la lectina de su dieta para comprobar si sus síntomas mejoran. También estas personas deberían probar si los pimientos y los tomates les sientan mejor cuando están cocinados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *