Alimentos con nicotina y Parkinson

No sólo la planta de tabaco contiene mucha nicotina, sino también vegetales como tomates, pimientos y patatas. Ciertos estudios han demostrado que pequeñas cantidades de nicotina tienen un efecto protector en las células cerebrales, responsables de la producción de la dopamina. En enfermedades como el Parkinson, estas células se destruyen sistemáticamente. La deficiencia de dopamina conduce, entre otras cosas, a los trastornos motores tan característicos de esta enfermedad.

Estudio: Vegetales y Parkinson

En un estudio poblacional, un grupo de científicos de EE.UU querían averiguar si el consumo regular de vegetales que contienen nicotina también puede proteger contra el desarrollo de la enfermedad de Parkinson.

Mediante cuestionarios se recogieron datos sobre el comportamiento alimentario, en particular el consumo de plantas como pimientos, patatas, tomates o jugo de tomate, así como el consumo de tabaco y cafeína, de 490 sujetos con enfermedad de Parkinson idiopática recientemente diagnosticada y 644 participantes sanos que formaban el grupo de control. En su análisis, los investigadores consideraron principalmente la relación entre el consumo de tabaco y el consumo de verduras que contienen nicotina. Observaron que los voluntarios que comían pimientos al menos cuatro veces por semana y que nunca habían fumado o habían estado sin fumar durante al menos diez años tenían un riesgo 30% menor de desarrollar la enfermedad de Parkinson. Este efecto era insignificante en los fumadores, por ejemplo, que consumían la misma cantidad de verduras que contienen nicotina. De las plantas de sombra nocturna, los pimientos en particular tuvieron una reducción de riesgo particularmente alta.

¿Y cuál fue la conclusión de este estudio?

Un consumo regular de pimientos rojos, verdes o amarillos en particular, según este estudio, puede reducir el riesgo de la enfermedad de Parkinson en un tercio. Sin embargo, los científicos advierten que no hay que llegar a conclusiones precipitadas. Otros ingredientes contenidos en el pimiento en particular, como el alcaloide antiinflamatorio anatabina, también podrían ser responsables del efecto protector en las células cerebrales. El análisis también se basa en datos subjetivos obtenidos en un estudio retrospectivo. Un estudio detallado del comportamiento nutricional en las diferentes etapas de la vida habría permitido obtener conclusiones más precisas sobre la relación entre el consumo de verduras que contienen nicotina y el comportamiento de los fumadores. Éstas y otras preguntas sin respuesta de este estudio aún muy hipotético deberían examinarse en estudios epidemiológicos ulteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *