Aprende a leer un diagrama de flujo: ¡Guía completa!

Ya sea en el trabajo, en el colegio o en la universidad: en algún momento todos tenemos que enfrentarnos con un diagrama de flujo. Después de este tutorial vas a ver lo sencillo que resultar leer uno de estos gráficos.

¿Qué es un diagrama de flujo?

Un diagrama de flujo es una forma sencilla de ilustrar gráficamente procesos de cualquier tipo. La mayoría de las veces es una mejor manera de modelar las aplicaciones, los sistemas o los procesos de negocios, de modo que los cambios se puedan hacer con mayor facilidad y eficacia.

¿Por qué se utilizan los diagramas de flujo?

Los diagramas de flujo pueden utilizarse para ilustrar muy claramente ciertos procesos de la vida cotidiana, de un trabajo o de un software. Así, los hechos complicados se presentan de una manera que es fácil de entender y transparente para todos. Las responsabilidades, las tareas de las personas implicadas o los sistemas están claramente definidos. Se pueden desarrollar y presentar procesos independientemente de los departamentos de una empresa, por ejemplo, para los procesos internos de una empresa cuando se contrata a un nuevo empleado.

¿Cómo se estructura un diagrama de flujo?

El fin principal de un diagrama de flujo es que resulte fácil de entender para todos. Es por ello por lo que existen símbolos estándar para describir los procesos. Los símbolos están siempre dispuestos cronológicamente de arriba a abajo y están conectados entre sí en secuencia por medio de flechas (conectores).

Ejemplo

A veces la forma más sencilla de asimilar conceptos nuevos es mediante ejemplos. Veamos pues como se lee el diagrama de flujo que utilizamos para cocer arroz blanco:

En este ejemplo, empezaremos por la parte de arriba a la izquierda. Nos indica que el punto de partida es el estado en el que nos encontramos. Los óvalos o rectángulos representan estados o acciones, mientras que los rombos representan puntos de inflexión o preguntas.

Así, tras cocer el arroz 15 minutos, nos debemos preguntar: ¿Queda agua?. En este caso, nos encontramos con una pregunta SÍ/NO, por lo que de ella brotan en este caso dos preguntas de nuevo. Una vez resulta esta segunda pregunta, el diagrama nos señala la acción que debemos realizar. Así, obtenemos la información de que si el queda agua pero el arroz está duro, debemos cocinarlo 2 minutos más con la olla cerrada, mientras que si no queda agua pero el arroz sí está cocido, hemos terminado de cocer el arroz. Como podemos ver, la última casilla es la de el arroz cocinado, es decir, el estado en el que nos encontraremos al final del proceso, que en este caso además el el único estado posible para que finalice la acción.

Cómo dibujar el diagrama perfecto

Enumeremos aquí los principales consejos y consideraciones a la hora de hacer tu propio diagrama de flujo:

  • Siempre debe haber un evento al principio y al final
  • No utilices demasiados símbolos o formas. Los diagramas de flujo que utilizan pocos símbolos estándar son más fáciles de entender.
  • Designa todos los símbolos con títulos claros.
  • El diagrama de flujo debe, si es posible, fluir siempre de arriba a abajo, o al menos en una dirección.
  • Las flechas no deben cruzarse en el diagrama.
  • Todas las preguntas deben tener al menos dos resultados.

¿Cuáles son las mejores herramientas para los diagramas de flujo?

Aunque Powerpoint o Word son suficientes para las lecciones de informática del colegio, se necesitan herramientas más potentes como Microsoft Visio (de pago) para crear diagramas de flujo durante el curso de los estudios. Si no quieres gastar dinero, puedes usar herramientas de diagramas de flujo libre como yEd Grap, Draw IO (Online Tool).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *