Cómo hacer arroz blanco: La guía definitiva

¡Se acabaron los problemas con el arroz! Hoy por fin vas a aprender cómo hacer el arroz blanco perfecto. Vete despidiéndote de las cazuelas con el fondo quemado, de arroz sin cocer, y del arroz con demasiada agua. ¡Comencemos!

Cómo calcular las cantidades

Para calcular la cantidad de arroz que vamos a necesitar según la cantidad de personas para las que cocinemos, aplicaremos la regla de oro:
1 persona=100g de arroz (o medio vaso estándar) es decir:

2 VASOS DE AGUA POR CADA VASO DE ARROZ

Introducción a los métodos para hacer arroz blanco

El arroz se puede preparar de muchas maneras diferentes. Lo más común es prepararlo en una cazuela. Hay dos métodos principales: el método de la cascada y el método de agua cero. Ambos, siguiendo nuestros pasos, darán como resultado el arroz blanco al punto.

Es importante calcular las cantidades de arroz y agua

¿Qué método elegir para hacer arroz blanco?

El método de la cascada tiene la ventaja de que el arroz no se quemará. Sin embargo, la desventaja de este método es que los nutrientes del arroz se disuelven durante la cocción y se transfieren al agua de cocción.

Esto implica, que cuando viertas el arroz, también viertes el agua, también estás vertiendo todos los nutrientes. Con el método del agua cero, sin embargo, no se vierte agua y se retienen todos los nutrientes.

Método del agua cero

La cantidad de agua requerida y el tiempo de cocción para hacer arroz blanco por este método varían ligeramente según el tipo de arroz, pero la receta que vamos a preparar te sirve para la gran mayoría de tipos de arroz que puedas encontrar en el supermercado.

Ingredientes

  • Arroz blanco
  • Agua de grifo (embotellada, si no hay más remedio)
  • Una cucharada de aceite de oliva
  • Una cebolla de tamaño mediano (opcional)

Preparación

1.Elige una cazuela cuyo fondo ocupe al menos toda la superficie del fuego de tu cocina. De esta manera, nos aseguramos de que el calor se distribuya por el fondo de manera uniforme.

2.Vierte la cucharada de aceite de oliva y calienta la olla a fuego medio.

3.Opcionalmente, puedes cortar una cebolla en trozos muy finos y añadirla al aceite. Si has decidido no usar cebolla, pasa directamente al paso 5. Personalmente me encantan los matices que la cebolla le da al arroz blanco.

4.Espera a que la cebolla se dore, removiendo ligeramente con una cuchara de palo.

5.Ahora, calculamos la cantidad de arroz que queremos cocinar según la proporción de 1 vaso por cada 2 personas.

6.Añade el arroz a la cazuela. Debes moverlo constantemente, ya que de lo contrario se pegará en el fondo. Removemos durante 1 minuto.

7.Ahora pasamos a calcular el agua que necesitamos y la añadimos al arroz. Necesitaremos el doble de volumen de agua que teníamos de arroz, es decir, si estamos cocinando un vaso de arroz, añadimos dos vasos de agua, si cocinamos vaso y medio de arroz, entonces necesitamos 3 vasos de agua, etc…

Añadimos el arroz a la cazuela

8.Añade sal al arroz. Puedes probar el agua hasta que esté ligeramente salada.

9.Cuando el agua empiece a hervir, baja el fuego hasta un fuego medio que mantenga el agua hirviendo y tapa la olla casi completamente.

10.Tras 15 minutos, prueba el arroz y observa la cantidad de agua que queda. Debemos hacernos dos preguntas:

  • ¿Queda agua de cocción?
  • ¿El arroz está duro? (Tras probarlo con nuestra cuchara de palo)

Se pueden dar 4 casos:

  • Si queda agua de cocción pero el arroz está duro, cocinamos 2 minutos más con la olla cerrada.
  • En caso de quedar agua de cocción y el arroz está cocido, cocinamos 2 minutos más con la olla abierta.
  • Si por el contrario, queda agua de cocción y el arroz está duro, tapamos la olla durante dos minutos y apagamos el fuego.
  • Si no queda agua de cocción y el arroz está cocido, ¡hemos terminado!

Por si te sirve de ayuda, te dejo un diagrama de flujo con el proceso.

¿Cómo se lee un diagrama de flujo?

Diagrama de flujo cocción arroz blanco.

Finalmente, emplatamos el arroz blanco como más nos guste, o bien le añadimos alguna salsa… ¡Este punto queda a tu gusto! 😊

arroz blanco recién cocinado

Método del cascada

Con el método del agua, el arroz es hervido en mucha agua, como la pasta. Por tanto, no tendremos problemas de pegado.

Ingredientes

  • Arroz blanco
  • Agua de grifo (embotellada, si no hay más remedio)
  • Una cucharada de aceite de oliva
  • Una hoja de laurel

Preparación

1.Calcula la cantidad de arroz que desees. Ya sabes: 1 persona = media taza.

2.Añade a la cazuela una cantidad de agua 6 veces mayor a la cantidad de arroz que vayas a usar, es decir, 1 persona = 3 tazas.

3.Vierte el arroz y la hoja de laurel y pon a calentar la olla al máximo.

Añadiendo arroz a la cazuela

4.Tan pronto como hierva, baja al fuego a la mitad deja que el arroz se cocine con la olla medio tapada durante unos 15 minutos.

5. Vuelca el contenido de la olla en un colador y deja escurrir al arroz. Debes tener cuidado de que no se haga demasiado. Sino, lejos de obtener un grano suelto, se hará una pasta.

6.Tenemos nuestro arroz listo para comer.

Arroz blanco riquísimo

Estas dos formas de preparar arroz son las más sencillas y siguiendo todos los pasos no puede haber equivocación. Personalmente prefiero el método del agua cero, puesto que no desperdiciamos los nutrientes del aroz y eso se nota mucho en el sabor.

Otros métodos para cocer arroz

Además de los dos métodos comentados, existen principalmente otro método muy sencillo para preparar arroz.

Entre ellas, me gustaría destacar una manera super sencilla de preparar arroz. Arroz en arrocera.

Arroz en arrocera (o cómo hacer arroz blanco de la manera más sencilla)

Quizás sea la forma más sencilla de preparar arroz. Sólo vierte el doble de agua que de arroz en la máquina, presiona una tecla, espera 10 minutos y… ¡Listo!

Arroz blanco al horno

Sin duda una forma diferente de preparar arroz pero que queda riquísimo.

Para ello simplemente calentamos el horno a 200°C y añadimos el caldo con el arroz para que hierva y se cocine en unos 4-5 minutos. Podemos aprovechar los huecos que nos queda en el horno para hornear verduras que luego añadiremos al arroz como pimientos, cebollas…

¡El resultado es simplemente delicioso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *