La dieta mediterránea, la más sencilla de todas

Atenienses en sus terrazas, italianos a las orillas del río Tíber, o españoles en la Costa Brava tomando el sol. Comer como ellos y adelgazar al mismo tiempo? No suena mal, verdad? La dieta mediterránea lo hace posible, veamos cómo.

Esta dieta se basa principalmente en las frutas y verduras, combinadas con carnes, pecados y, por supuesto, aceite de oliva. Esta combinación de fibras con grasas saludables e ingredientes frescos, hace que nuestro cuerpo adelgace y además regula la cantidad de lípidos en sangre.

El principio de esta dieta es bien sencillo: En vez de generar estrés en tu cuerpo con una dieta de choque, aliméntalo con alimentos frescos y variados. Esta dieta ha demostrado no sólo mantener tu línea, sino también evitar enfermedades graves como el cáncer o el Alzheimer.

En comparación con otros tipos de dietas, la dieta mediterránea se basa en la medición de las cantidades, en lugar de en la prohibición de ciertos tipos de alimentos como es el caso de la mayoría de dietas. De esta forma, en la dieta mediterránea están permitidos alimentos que serían impensables en otras estrategias alimenticias, como es el caso del pan o del vino.

Reglas básicas de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea consta básicamente de, lo que los propios expertos denominan como: “Los mejores alimentos del mundo” , lo cual se traduce en vegetales, ensaladas, nueces, pescado azul, aceite de oliva, carne, huevos, queso…

Aceite de oliva, uno de los pilares de la dieta mediterránea.
Aceite de oliva, uno de los pilares de la dieta mediterránea

Alimentos prohibidos en la dieta mediterránea

Una vez mencionados los alimentos que podemos consumir, pasaremos a hablar de los alimentos a evitar. Principalmente entrarían aquí los azúcares añadidos, los cereales y grasas refinados, las grasas trans, las carnes procesadas o mayormente cualquier alimento altamente procesado.

Bebidas permitidas

Pues aquí comenzaremos simplemente mencionando el agua, ya que es la bebida capital de cualquier dieta. Por supuesto que, por otro lado, el té o el café son también compatibles con esta dieta. Por último, y como ya hemos comentado antes, el vino es también aceptado en esta dieta, por supuesto siempre que sea en cantidades moderadas. El vino se debe considerar de todas maneras como algo totalmente opcional dentro de esta dieta, siendo completamente desaconsejable para personas que tengan problemas relacionados con el consumo del mismo.

Snacks mediterráneos

El ser humano es sin duda un animal de tentaciones, y una de las más inevitables (y por tanto preferidas), es la de comer algo entre horas. Para ello, la dieta mediterránea nos ofrece numerosas alternativas a los típicos Snacks industriales. Aquí, encontraríamos por ejemplo las nueces, una pieza de fruta, zanahorias, aceitunas, yogures…deberemos usar un poco nuestra imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *