Huevo diario ¿Sí o no?

La pregunta siempre ha estado en el punto de mira. Un reciente estudio americano ha sido especialmente crítico con este alimento pero, ¿Deberíamos prescindir de los huevos? Huevo diario ¿Sí o no?

Los huevos son ricos en vitaminas A, B2, B12, D y ácido fólico, así como en fósforo, selenio, hierro, zinc y colina, pero cada uno de ellos contiene 200 mg de colesterol. Por lo tanto, los huevos son una rica fuente de muchos nutrientes saludables pero por otro lado contienen mucho colesterol.

El estudio americano

Si los resultados de un nuevo estudio americano son correctos, deberíamos tomar huevos con especial precaución. En el estudio participaron 29.615 personas de seis grupos diferentes, a los que se les había dado seguimiento durante un promedio de 17,5 años. El análisis se centró en la frecuencia con la que se ingerían los huevos y las enfermedades que se produjeron durante este período. El estudio concluyó que un consumo diario de huevo conduce a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares (17-18%), mientras que el consumo de tres o cuatro huevos adicionales por semana conducía a un aumento del 6%.

Otros estudios

En contrapunto con las investigaciones anteriores, un estudio llevado a cabo con más de 1.000 hombres finlandeses, también realizado durante un largo período de tiempo concluye de la siguiente manera: Un consumo de 520 mg de colesterol por día no está relacionado con el aumento de los niveles de colesterol y un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, los resultados del estudio se mantuvieron para las personas que consumieron hasta siete huevos por semana.

En cualquier caso, es dudoso que los niveles elevados de colesterol conduzcan realmente a enfermedades cardiovasculares. En este último estudio a gran escala, por ejemplo, también se demostró que los niveles elevados de colesterol LDL no reducen la esperanza de vida de las personas mayores. Por el contrario, un aumento del nivel de LDL parecía incluso a menudo asociado a una mayor esperanza de vida.

Análisis propio

La necesidad del colesterol

Una vez expuestos los dos estudios en posiciones contrapuestas, vamos a realizar nuestro propio análisis de este tema. Comencemos hablando del colesterol. El colesterol es una grasa que cumple una serie de funciones fundamentales en nuestro organismo como son formar parte de la hormona cortisol, construir membranas celulares, formar vitamina D, ayudar en el sistema inmunológico como sustancia reparadora, formar ácidos importantes durante la digestión…

HDL y LDL

HDL y LDL son dos lipoproteínas que se encargan de transportar el colesterol a través de la sangre. Ambos cumplen tareas diferentes e imprescindibles en el balance del colesterol. El LDL contiene mucho colesterol y lo transporta desde el hígado hasta los tejidos y las células. El HDL por su lado, transporta el colesterol de vuelta al hígado. Aquí el colesterol restante se utiliza para formar sales de ácidos biliares. La producción de colesterol del cuerpo en el hígado depende de la ingesta de alimentos. Si se ingiere más colesterol a través de los alimentos, el hígado produce automáticamente menos colesterol y viceversa, actuando como un regulador.

¿ Cuándo representan el HDL y LDL un problema?

Durante períodos prolongados de estrés excesivo y/o endotoxemia se puede producir un nivel elevado de LDL en sangre. Un nivel elevado de LDL en tales situaciones es una respuesta fisiológica para ayudar a producir más cortisol o combatir la endotoxemia. Sin embargo, el LDL no debe existir durante mucho tiempo en el organismo: El LDL, como ya hemos comentado, en realidad sólo está ahí para apoyar las actividades cortas y locales del sistema inmunológico. Es por ello, que una retención de LDL en nuestro cuerpo puede generar una calcificación de nuestros vasos sanguíneos. Como esta sustancia es tan grasienta, le resulta muy sencillo pegarse a las paredes de los vasos sanguíneos. Además, también se puede oxidar.

Por lo general, nuestros vasos sanguíneos tienen unas paredes lisas, en las cuáles es muy difícil que se adhieran sustancias como el LDL, sin embargo, hay una serie de factores que van creando esta rugosidad en las paredes, como es el hecho de seguir una dieta baja en antioxidantes, la ingesta de azufre, falta de vitamina B6, B12, o una ingesta desproporcionada de azúcar.

Conclusión

Dada la cantidad de funciones que el colesterol realiza en nuestro cuerpo, vemos que es un componente esencial. El hígado, ejerce de regulador. Ni siquiera el hecho de comer un huevo a diario es capaz de cambiar esto, ya que la cantidad es significativa. Para prevenir las enfermedades cardiovasculares, es mucho más importante que nuestra comida contenga suficiente vitamina E, metionina, así como vitaminas B6, B12 y para que las paredes de nuestros vasos sanguíneos permanezcan lisos y el LDL no pueda adherirse en ellas.

Por otro, los huevos contienen muchos de los nutrientes que mantienen los vasos sanguíneos sanos. Si tienes unos niveles de LDL altos, comprueba antes si sufres de estrés. En caso afirmativo, deberemos primero solucionar este problema antes de abordar el segundo (si es que persiste).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *