Los peligros del agua embotellada

Dos tercios de todas las botellas de agua compradas en España son botellas de plástico PET (Tereftalato de polietileno). Seguramente habrás escuchado que existe un cierto riesgo de que sustancias nocivas entren en la bebida a tráves del plástico y terminemos consumiéndolas. Vamos a comprobarlo.

¿Qué es el plástico PET?

Los consumidores hemos adquirido con el paso del tiempo un sentimiento de protección y de responsabilidad. Nos interesamos cada vez más por el contenido en pesticidas, conservantes químicos, metales pesados o cualquier tipo de sustancia que consideremos perjudicial para nuestra salud que se pueda encontrar en los alimentos que consumimos. Desde hace algún tiempo, un nuevo producto se ha puesto en el punto de mira de los consumidores: las botellas PET de las que bebemos agua, zumos de fruta, refrescos, etc. Al parecer, este plástico contendría partículas nocivas que estaríamos consumiendo poco a poco.

Hormonas en botellas PET

Que las botellas PET pueden suponer un riesgo para la salud fue descubierto por investigadores de la Universidad de Frankfurt en un experimento con caracoles. EL experimento consistió en conservar a dos grupos de caracoles durante ocho semanas. El primer grupo en botellas de vidrio y el segundo en botellas PET, ambas llenas de agua. Una vez terminadas las ocho semanas, se pasó a contar las crías producidas por ambos grupos. Se descubrió que los caracoles que habían permanecido dentro de las botellas PET tenían una tasa de reproducción significativamente mayor, lo que indica una carga hormonal en el medio ambiente. Los expertos llegaron a la conclusión de que las sustancias correspondientes deben haberse transferido del envase al agua.

PET: Hormonas y sustancias químicas

A partir de este descubrimiento, científicos de varios lugares del mundo tratan de investigar cómo a través del filtrado de ciertos químicos se produce una concentración hormonal en las botellas PET. Son muchos los cientificos que asumen que este efecto en el cuerpo humano puede ser realmente grave. Entre las posibles consecuencias figuran los cambios en la calidad del esperma, que puede llevar a producir infertilidad, el agrandamiento de la próstata, la aparición más frecuente de diabetes o los trastornos del metabolismo relacionados con la grasa. Las botellas de plástico PET, a pesar de parecer estancas, son porosas, lo que provoca la salida de dióxido de carbono. En este proceso, ciertas sustancias pueden disolverse y entrar en el agua.

¿Qué otras sustancias podemos encontrar en envases PET?

El agua mineral de las botellas PET a veces tiene un sabor desagradable. La causa suele ser una sustancia llamada acetaldehído, que también se encuentra de forma natural en la fruta. Esta sustancias es cosiderada un carcinogénico, aunque en este caso se encuentra en concentraciones tan bajas que no resulta perjudicial para la salud.

Otra sustancia que contienen los envases PET es el archiconocido bisfenol A, que es capaz de mimetizar la estructura de los estrógenos naturales. Además, puede anterar el sistema endocrino.

¿Resultan peligrosas las botellas PET?

Existe gran división de opinión sobre el tema. Mientras unos defienden que la concentración de químicos perjudiciales para la salud es ínfima y por lo tanto no representa ningún riesgo, otros sin embargo, advierten de los peligros de estas sustancias, sobretodo a largo plazo.

Sea como fuere, uno de los puntos más importantes a tener en cuenta es el etiquetado de las botellas. Las botellas PET llevan un triángulo en la parte inferior de los envases con un “1” en el centro. Esto nos asegura que el material del envase es PET y no otro tipo de material con otro tipo de fabricación.

¿Qué puedo hacer para protegerme?

Los riesgos podrían eliminarse fácilmente si los productores utilizaran vidrio ligero en lugar de PET. Las botellas de vidrio ligeropesan sólo un tercio del peso de las botellas de vidrio estándar. Sin embargo, y como suele pasar muchas veces, es una cuestión económica… y por eso tenemos que decidir por nosotros mismos si queremos correr un cierto riesgo consumiendo productos envasados en este tipo de plásticos o pagamos la diferencia por un envase de vidrio.

Por último te dejamos una serie de consejos extra para evitar el consumo de este tipo de sustancias:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *