¿Cómo de sanas son realmente las alternativas veganas a la carne?

La nutrición vegana se equipara a menudo con lo saludable y ecológicamente correcto. Sin embargo, esto no es del todo cierto cuando se trata de sustitutos de la carne hechos de soja o proteína de trigo. Sólo un montón de sal, grasa y aditivos añaden sabor al plato.

Al fin y al cabo, la soja proteína del trigo no saben a nada, y desde luego no saben a carne. Es la química de los alimentos la encargada de transformar las plantas en sustitutos de la carne.

Hamburguesas veganas

Adivina de qué plato se trata: Proteína de soja, pimentón, cebollas, aceite de girasol, agua potable, proteína de trigo, clara de huevo en polvo, harina de trigo, almidón de trigo, sal , especias, levadura, maltodextrina, hierbas y espesantes (aroma ahumado)

Estos ingredientes componen las hamburguesas vegetales de cualquier supermercado. Es un ejemplo aleatorio y típico de platos de carne sin carne. Porque se necesita mucha química alimenticia antes de que la soja se convierta en una albóndiga o el seitán en una salchicha. El sabor, la textura y la apariencia sólo se crean mediante un hábil manejo con aditivos y aromas de laboratorio.

Las comidas preparadas veganas son demasiado saladas y demasiado grasientas. Demasiados aditivos, también demasiada sal, azúcar y grasa en los sustitutos de la carne. Estas prácticas comunes son duramente criticadas por asociaciones de consumidores. En nuestro ejemplo de las hamburguesas, se encuentran 3 gramos de sal y 14 gramos de grasa por cada 100 gramos de nuestras hamburguesas.

Las comidas preparadas vegetarianas y veganas, las salchichas y los quesos artificiales no son más saludables que los originales, pero tampoco más saludables o de mejor calidad. Sin embargo, los consumidores sí creen que por el hecho de tratarse de un producto vegano o vegetariano es más saludable, tal y como han demostrado en varios estudios. Además, existen una serie de vídeos en Youtube dónde se pregunta a los diferentes consumidores por la calidad que creen que tienen esta clase de productos. A pesar de que la mayoría de ellos cree que los productos vegetarianos o veganos son de más calidad que los traducionales, se muestran sorprendidos al revelárseles la lista de ingredientes.

Los alimentos testados

La salchicha vegetariana probada tenía 100 kilocalorías más que la original hecha con carne del mismo fabricante. 100 gramos de salami sin carne contenían 3,3 gramos de sal. Eso es más de la mitad de la dosis diaria de seis gramos recomendada por el gobierno. Algunos ejemplos de salchichas no sólo contenían aceite de girasol, que se considera saludable, sino también grasa de palma barata. Debido a sus ácidos grasos saturados, es una de las grasas que son más perjudiciales para la salud. En general, los espesantes, estabilizadores, colorantes y conservantes se encuentran presentes en la larga lista de ingredientes de los sustitutos de la carne.

La alternativa

La solución saludable está clara: Debemos cocinar nosotros mismos.
Las comidas preparadas con sustitutos de carne o imitaciones de salchichas ya no tienen nada que ver con la saludable dieta integral de los vegetarianos tradicionales. Si quieres comer alimentos valiosos sin carne, debes confiar en los alimentos frescos y en la preparación creativa, el cuál constituye siempre el mejor consejo para una alimentación saludable.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *