UA-155400777-1

Hablemos de la soja: Salud y transgénicos

26 octubre 2020

ÍNDICE DE CONTENIDOS()

    ¿De dónde se obtiene la soja?

    Hoy vamos a hablar de una sustancia básica con la que se puede hacer una increíble variedad de alimentos: la soja. Por increíble que parezca, pertenece a la familia de las legumbres, como las lentejas o las alubias. Además, existen numerosas subespecies de esta planta. Según la subespecie, las semillas maduras y secas pueden contener hasta un 30-50% de proteínas y entorno a un 25% de grasas. También contienen carbohidratos, agua y minerales. Su alto contenido en proteínas y grasas los hace muy interesantes para nuestra dieta.

    Un poco de historia

    Los granos de soja se consumen en China y Japón desde hace más de 5.000 años. En el siglo XVII se importaron por primera vez a Europa y no fue hasta el siglo pasado, cuando se empezó a cultivar a gran escala fuera de Asia, sobre todo en Estados Unidos. En Europa, la soja se planta casi en exclusiva en países como Italia o Serbia.

    Hoy en día Estados Unidos, Brasil, Argentina, China e India son los mayores productores de soja del mundo. Una gran proporción de la soja cultivada en Estados Unidos y Argentina es transgénica, lo cual significa que su material genético se modificó para proteger a la planta de las plagas y mejorar el rendimiento de los cultivos.

    Soja transgénica: ¿Cuál es el precio a pagar?

    El problema es que todavía no se sabe con certeza si las plantas modificadas genéticamente son inofensivas para los humanos. Dado que las semillas de las plantas pueden ir fácilmente de un campo a otro, no se puede descartar la propagación involuntaria de variedades manipuladas genéticamente.

    Además, los agricultores que cultivan esas plantas pasan a depender de los grandes productores de soja. En la mayoría de los casos, no se les permite conservar ninguna semilla cultivada en sus campos para la siembra del próximo año, sino que tienen que comprar sus semillas a las grandes corporaciones una y otra vez.

    soja Sudamérica

    Tofu y quark

    El tofu está hecho de leche de soja cuajada. La leche de soja se obtiene del puré de judías remojadas. Esta leche se mezcla con ciertas sales que hacen que se cuaje, de forma similar a como se obtiene el queso con la leche de vaca. El líquido es entonces presionado fuera de la cuajada como masa, produciendo un bloque blanco relativamente sólido.

    Si se colocan trozos de tofu en un adobo fuertemente condimentado, por ejemplo de jengibre, salsa de soja y vinagre, el tofu tomará su sabor después de un tiempo. Se puede comer tanto crudo, como frito o cocido.

    En Asia, el tofu también está disponible en variedades menos prensadas, que se preparan allí como postres similares al pudín y se sirven con sirope, por ejemplo.

    Salsa de soja negra

    La salsa de sabor intensivo, en su mayoría de condimento oscuro, se elabora a partir de soja, grano, agua y sal. En la producción industrial, a menudo se añaden potenciadores del sabor y siropes para crear un producto similar al original en un tiempo de producción más corto.

    Otros usos de la soja

    La soja no solo es un alimento para los humanos, sino que también se utiliza como alimento para animales. Además, si se quema también puede utilizarse para producir biodiesel, en un proceso más respetuoso con el medio ambiente que el aceite crudo.

    Sin embargo, cuando consumamos soja o sus productos derivados, debemos tener en cuenta que para su producción se talan cada vez más bosques tropicales en América del Sur, por lo que debemos concienciarnos y hacer un consumo más responsable de este tipo de productos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio utiliza Cookies para ofrecerte la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando asumiremos que aceptas nuestra política. Más Información