¿Son las palomitas una alternativa saludable?

Sábado por la noche. Nos disponemos a ver una película. Persianas bajadas, nos sentamos en el sofá, cogemos el mando de la tele y… Un momento ¡Nos faltan las palomitas!. ¿Son las palomitas una alternativa saludable?

Las palomitas son un clásico de nuestra casa y del cine, son un auténtico objeto de culto. Estos granos de maíz son mucho más saludables que una onza de chocolate u otros dulces. ¿Seguro? Te lo contamos.

El auge de las palomitas

Somos humanos, y por tanto golosos, nos gusta picar entre horas. El problema es que la mayoría de estos aperitivos no son para nada saludables. En el camino por encontrar alternativas a este tipo de alimentos, las palomitas van ganando fuerza en varios países. Así, cada vez estaría siendo más común el consumo de palomitas fuera de los cines. Al fin y al cabo, no son más que granos de maíz, todo es fibra y encima bajo en calorías. Sí pero no.

Caseras sí, compradas no

Cuando compramos palomitas preparadas en el supermercado, ya sean las ya explotadas o las de hacer en el microondas, estamos comprando productos hidrogenados poco saludables, azúcares y calorías, por no hablar de los colorantes, edulcorantes y potenciadores de sabor artificiales que nos podemos encontrar en varias de sus versiones.

Las palomitas de microondas

Desde hace tiempo se sospecha, que las palomitas de microondas son cancerígenas. Aunque esto no se ha llegado a confirmar, científicos de la Universidad de Berkeley (California), encontraron diacetil en muchas de estas palomitas listas para hacer.

La solución sana

Después de una larga jornada de trabajo, muchas veces nos apetece darnos como recompensa una buena cena. Pasta, pizza, patatas…, muchas veces nuestros deseos no son los más saludables. Es en estos casos, en los que una ración de palomitas se presenta como la solución más indicada. Siempre que, como hemos dicho, las hagamos nosotros. Una olla o sartén, un poco de aceite de oliva y una pizca de sal es todo lo que necesitas!

La preparación

  1. Cogemos una olla o sartén y la calentamos a fuego medio
  2. Añadimos una cucharada de aceite de oliva
  3. Añadimos los granos de maíz, unos 150 gramos son suficientes
  4. Esperamos a que poco a poco, los granos se vayan friendo con el aceite. Este paso es el más importante, ya que ayudamos a los granos a que, poco a poco, se frían de dentro a fuera, evitando obtener unas palomitas duras.
  5. Cuando los primeros granos comiencen a explotar, subiremos el fuego hasta casi el máximo, y taparemos la olla/sartén.
  6. Cuando las palomitas dejen de saltar, las sacamos rápidamente y las vertemos en un recipiente.
  7. Añadimos una pizca de sal

De esta manera tan sencilla, tendremos nuestras palomitas en su punto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *